martes, 15 de mayo de 2012

Déjà vu (cont.)


Me debe haber agarrado en un momento de vulnerabilidad o simplemente sentí que esta vez me contactaba desde un ángulo diferente, que realmente necesitaba decirme algo. Tantas veces fui yo la que necesitó desahogarse que le respondí: ¿de qué querés hablar? Así, cortito y al pie.
Su respuesta me descolocó, fue muy sincera y no me la esperaba, me decía que no le gustaba haberse alejado tanto de mí que siempre me consideró muy copada y que todos los momentos compartidos conmigo habían sido un placer.
Así y todo mi respuesta fue seca y distante. La realidad es que hacía un año que no teníamos contacto, más allá de sus ridículos mensajes mensuales. Además la última vez que hablamos le dije que no quería saber nada de él mientras estuviera de novio.
Casi sin darnos cuenta estábamos intercambiando mails como si el tiempo no hubiera pasado, de a poco empezaba a aflojar, a pensar que tal vez me había equivocado con él, que a veces los tiempos de uno no son los del otro y que yo también me había sentido muy cómoda cuando estuvimos juntos.
Entonces un día mientras hablábamos le pregunté: ¿por qué me seguís buscando? A lo cual respondió:

"Cuando pienso o miro para atrás, extraño llevarme con alguien como me llevaba con vos. Es poder reírme o hablar o 'molestar' y que el otro tenga paciencia, comprensión, cosas que vos tenías. Por eso apareces como un fantasma el cual me enoja que se haya alejado y entiendo perfectamente que lo hayas hecho. Pero ese recuerdo de que cuando estaba con vos las demás cosas bajaban su volumen es lo que me hace buscarte".

Por un segundo se me paró el mundo, pero como hace dos años la volvió a embarrar cuando continuo hablando:

"Agradecé que estoy con alguien sino te hubiera enfermado aún más todo este tiempo. Todavía estoy en pareja pero te sigo pensando… En como serian las cosas si te hubiera elegido a vos y no a ella..."

En ese momento me di cuenta que no valía la pena seguir perdiendo el tiempo; me despedí y le dije que esta vez sí no me contactara nunca más en su vida.

6 comentarios:

  1. ahhh que fuerte querida lola , que fuerte que alguien te diga algo asi y sobretodo que aquello terminara que alguien con quien noto compartiste muchas cosas , de pronto tuvo que salir de tu vida , definitivamente nada es perfecto... ahhh besazos!

    ResponderEliminar
  2. Hay veces que no queda otra que decir "buena suerte y hasta luego", y cerrar esa puerta con muchas llaves, tirarlas al rio y dinamitar el lugar.

    Espero que estes bien!

    Saludos!
    Parado en el Abismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es lo q hice querido amigo Pablix, gracias x pasarte!

      Eliminar
  3. Ah, no! Permítame decirle algo, señorita Lola. Usted está revolviendo siempre el mismo cesto... Ciérrelo herméticamente y pase al Séptimo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJJAA, tal cual, es lo q voy a hacer!

      Eliminar
  4. Mirá vos, esa forma de ser parece que no discrimina género... a mi me queda devolver la despedida, esta semana lo hago.

    Es un buen consejo no seguir perdiendo el tiempo. Tomé tu post como propio casi jajaja.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar