viernes, 2 de noviembre de 2012

Sanar

Dicen que curar un corazón roto lleva la mitad del tiempo de lo que duró la relación. Dicen. A mí me llevó casi lo mismo.
Durante diez meses lloré, odié, sufrí y juré que no volvería a enamorarme. No porque no quisiera hacerlo sino porque sentía que sería imposible. Amar se ama una sola vez y yo ya lo había hecho. Con todo mi corazón.
Los primeros seis meses me encerré en mi casa, no salí ni a la esquina, pero luego de ese tiempo y de a poco, me fui haciendo nuevos amigos y empezamos a organizar eventos bastante seguido.
En uno de esos grupos conocí a Pablo y lo detesté.
Me cayó pésimo de entrada, tuvimos un par de enfrentamientos en cuanto a opiniones contrapuestas y no podía ni verlo. Pero como la onda del grupo era buenísima y no daba tener mala onda con nadie decidí dejar de lado mi subjetividad y hacerme amiga.
Sorpresivamente nos empezamos a llevar muy bien. Ambos compartíamos la desolación de haber sido dejados por el amor de nuestras vidas y ahí fue cuando empezó todo.
Primero compartiendo experiencias, después dándonos ánimos. Así pasaron los días, después las semanas y luego los meses.
Todo era muy normal, muy de amigos. Hasta que caí en la cuenta de que él era lo primero en lo que pensaba al despertarme y en lo último al acostarme.  Sentí una mezcla de miedo, negación y superación al mismo tiempo.
Miedo y negación, porque no quería volver a pasar por el sufrimiento con el que me había enfrentado luego de mi ruptura con Matías. Y superación porque finalmente, después de tanto tiempo volvía a sentir algo por alguién. Al final no todo estaba perdido, existía la posibilidad de volver a querer a alguien y eso se sentía como lo más parecido a un milagro que pudiera existir.

14 comentarios:

  1. ¿Es cierta la teoría de "un clavo saca otro clavo"? ¿Es la única forma de sanar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo q en este caso no fue asi, porq pasaron DIEZ meses jaja, para mi la unica forma d sanar es entender y aceptar que por algo no fue

      Eliminar
  2. La próxima van algunos mini amigurumis con imán pegados en una chapa.
    Estoy con muy poco tiempo y tengo un poco abandonados a los blogs amigos :(
    Espero poder pasar por acá pronto a leerte un poco, como en los viejos tiempos.
    Besos.
    Flavia
    http://puntoperdido.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Cambio los nombres y parece que estoy leyendo mi experiencia... ¡Qué bueno Lola, que puedas creer nuevamente! ¡Es algo incomparable!

    ¡Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las historias se parecen todas entre si... y si, lo bueno es sentir q no todo esta perdido :)

      Eliminar
  4. Genial, - nunca te des por vencida ni aún vencida -, por algo es una frase reconocida. Mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente! ademas, quien sabe lo q viene adelante no?

      Eliminar
  5. Ay me encanto leerte! Y lo del tiempo en mi caso es cierto, te juro que tarde siempre la mitad del tiempo en superar cada ruptura!que bueno que ahora estes bien =) un besote, te sigo.

    ResponderEliminar
  6. La primer frase de esta entrada tiene tanta verdad como el blog en sí.

    Felicidades!

    Saludos!
    Parado en el Abismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ooooooh Pablix, me derretiste el corazon <3

      Eliminar
    2. Yo no fui! Fue el calor que esta haciendo!

      Eliminar
  7. Una historia siempre da lugar a otra; nunca hay que tener miedo, siempre seremos capaces de volver a amar por mucho que creamos que no. Siempre.
    ¡Disfruta! :)

    http://www.azucarycenizas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  8. Es genial cómo todo va fluyendo, y empiezan cosas y terminan otras, para que vuelvan a empezar y a terminar. Así es el amor, supongo.

    Qué lindo que hayas encontrado otro!

    Saludos!
    Parado en el Abismo

    ResponderEliminar